De rechazos y circuncisiones

“Lieve Sandra,

Gracias por presentarte a la vacante de “Periodista Molona para Conquistar el Mundo”. Nos hemos quedado realmente impresionados con tu experiencia y tu educación. Sin embargo, hemos decidido no seguir adelante con tu candidatura. Te agradecemos el interés depositado en nuestra compañía y te deseamos la mejor de las suertes en tu vida profesional.

Un saludo,
Individuo X”

—————————————————–

Lieve Individuo X,

Muchas gracias por tu e-mail. Espero que no te importe que te conteste pero hay algo que no acabo de entender: si te ha impresionado tanto mi perfil, ¿cómo es posible que ni siquiera haya llegado a la entrevista? ¿Problemas con averiguar lo que realmente quieres, Individuo X?

Sin ninguna acritud, pero pierdes a una trabajadora incansable y a una BFF. Verás, en cuanto nos hubiéramos perdido la vergüenza (a mí me habría costado menos que a ti, es un defecto que tengo) te habría contado que hace unos años conocí a los Spin Doctors y que después de escuchar lo fervientemente judíos que eran, se quedaron de piedra calcárea cuando de mi boca salió disparado un ‘are you circumcised?’ ¿Cuánto nos habríamos reído juntos, Individuo X?

Tras meses de relación laborofilial y habiendo pasado ya a terrenos más íntimos, no habría tenido reparo en contarte aquella vez que fui al ginecólogo sin que nadie tuviera a bien avisarme de que aquí te piden que hagas un DESNUDO INTEGRAL y que cuando la enfermera me pidió que me quitara la ropa en un pequeño cambiador (¿alguien le encuentra el sentido a esto?) salí con una bata una talla más pequeña que había ahí colgada y que resultaba ser suya. Para encontrármela haciendo la croqueta en el suelo carcajeándose como una auténtica perturbada ante mi absoluta falta de sentido común y audacia nudista. Y al principio se habría hecho un silencio incómodo entre nosotros, Individuo X, pero luego nos habríamos risoteado a gusto y cada vez que fueras a la impresora y nuestras miradas se cruzaran tú te reirías y me harías el gesto como de ponerte una bata.

Y por supuesto nunca traicionaría nuestra amistad y te retorcería un pezón cuando tu golpeteo intermitente infernal con el boli en la mesa me irritara hasta límites insospechados. Eso sólo pasó una vez y le pasó a una amiga. Ehm, no sé de qué me hablas…

Si te preocupaba que te torturara con conversaciones moñas al teléfono con mi novio, Individuo X, no tenías nada que temer. Porque cuando está blandito y me dice que me quiere más que estrellas hay en el cielo, yo le contesto que le quiero más que espinillas tiene un adolescente en la espalda. Como ves, soy una de esas zorras profesionales insensibles que os gusta contratar. Y esto es totalmente unrelated, pero no soy de ese tipo de chicas que llevan leggins como si fueran pantalones.

Puede que en este mail te haya parecido un poco intensa y te estés felicitando por tu decisión de no conocerme, pero ¿qué hay de malo en vivir un poco, Individuo X?

Te mando el abrazo que ya nunca te podré dar en persona.

Sandra Van T.”

—————————————————–

“Lieve Individuo X,

Te escribo de nuevo para agradecerte que me hayas dado la oportunidad de participar en el proceso de selección. Siento si en el anterior mail me he puesto un poco emocional. Me habría encantado ser tu mayor seguidora en la oficina (sin adentrarnos en el terreno “me haría una chaqueta con tu piel”, eso habría sido raro). Espero que en el futuro nuestros caminos se vuelvan a cruzar. Mucha suerte y gracias de nuevo,

Sandra Van T.”

—————————————————–

O mi favorito:

“A la atención de la Mevrouw Van T.

Tras revisar los materiales que nos has enviado para la vacante de “Esclava que no mola nada”, lamento comunicarte que ni tu experiencia ni tu educación ni tu saber-hacer podrían aportarle nada a mi compañía. Es por eso que no te vamos a considerar para el puesto, pero sí a otros.

Sin más, me despido.

Tiparraca X”

—————————————————–

“Lieve Tiparraca X,

Con semejante hijoputismo desprendiéndose de tu e-mail copia-pega a un desconocido, no puedo más que alegrarme por el estado de las cosas. O lo que viene siendo lo mismo, preferiría recibir descargas eléctricas en los pezones o chupar la barra del metro en hora punta antes que trabajar codo con codo junto a alguien como tú.
Pero tengo buen corazón y tan es así que espero que alguien con mejor saber-hacer que el mío te extraiga la barra de uranio enriquecido que tienes introducida en el recto a la mayor prontitud.

Deseándote lo mejor,

Mevrouw Van T.”

Vaya por delante que soy de ese tipo de personas a las que les gusta que les contesten y que cuando entro a una tienda y hay un silencio sepulcral tras mis “buenos días” suelo impostar la voz y mantener una conversación ficticia y totalmente atormentada conmigo misma (-Buenos días; -Ehm, buenos días…; -Oh, buenos días, espero que todo bien; -Sí, todo muy bien, gracias por preguntar; –Faltaría más). Pero lo de que en Holanda te contesten a absolutamente todos los curriculums que mandas con una carta de rechazo (si no has tenido suerte, claro) me está resultando muy difícil de tragar. ¿Dónde queda el tan necesitado oogen que no ven hart que no siente?

No quiero parecer una desagradecida, porque tengo la suerte de tener un minicurro casero que (Oh!) me encanta. Y nada me place más que ver a mi gato intentando cazar las hojas que salen de la impresora. O el hecho de que me levanto y en los 30 segundos que me lleva bajar las escaleras ya estoy en mi lugar de trabajo. O, muy especialmente, que cada vez que recibo un mail de adoración dirigido al grupo para el que trabajo me convenzo de que es para mí y me apropio total y vilmente del sentimiento de realización personal que conlleva (es muy enfermo, pero cualquiera tan necesitado de amor como lo estoy yo haría lo mismo).

Lamentablemente no estoy hecha para trabajar desde casa (cuando entro en Youtube, en el historial de la searchbox siempre me sale “peinados que esconden que llevas un tiempo indecente sin lavarte el pelo”) y agradecería que los florines me llegaran para algo más que para comprarme un par de Stroopwafels de marca blanca. Después de haber recibido un buen puñado de esas cartas de rechazo (por cierto, tanto la primera como la segunda carta son igual de reales) he pasado una semana muy mierder. Han sido unos días de absoluta autocompansión y de patetismo exacerbado, pero vuelvo a estar lista para romper culos y patear corazones (¿o era al revés?).

Así que lieve empresas molonas holandesas: Nada me haría más feliz que estar junto a vosotros cuando cada primer lunes de mes las alarmas de todo el jodido país suenen para recordarnos que existe la posibilidad de que algún día Alemania nos vuelva a invadir. Que estoy dispuesta a dar a corazón abierto y con los ojos cerrados casi el 50% de mi sueldo en impuestos aún sin tener ni pajolera idea de a qué son destinados en un país en el que no existe el estado del bienestar. Que no tengo ningún reparo en adoptar la actitud de indiferencia indiscriminada con los compañeros de trabajo que hace que no descubras que tienen hijos y una afición enfermiza por los calcetines de punto escandinavo hasta pasados los primeros 5 años de cordialidad. ¡Mierda, os quiero!

Pd. Ahora ya estoy totalmente curada gracias a la lobotomía a la que me han sometido los holandeses, pero en mi último empleo en Barcelona me las arreglé para llegar tarde con una frecuencia alarmante. Lo que no sabía es que mi compi Dani se dedicó a escribir todas mis excusas en un documento junto con la hora de llegada. Lo reproduzco aquí totalmente unedited porque no tiene desperdicio alguno.

Pd2. Me he abierto un Twitter, pero todavía no piloto mucho. Y lo mejor, he actualizado la página de blogs molones, desde donde os podréis dar un paseo por otros blogs de expatriadas.

9 comentarios en “De rechazos y circuncisiones

  1. La de chorradas sin sentido que llegan a poner las empresas de mierda cuando te dicen que no a un curro (son empresas de mierda porque, obviamente, te dicen que no, lo cual demuestra su bajeza humana y profesional). Yo siempre me he preguntado quién es el hijoputa que escribe esas mierdas de mails: tengo formación en RRHH y lo que recuerdo bien es que me insistieron mucho en siempre hacer… bueno, justamente lo contrario de lo que se predica con esas cartas. Así que yo soy de los que incordia al personal pidiendo feedback (sobre todo cuando explicitan que no lo ofrecen: ¡que se jodan!, para citar al más grande), discutiendo su resolución y la transparencia del proceso, etc. etc. Total, ya me han dicho que no, verdad? Pues a cagar, os leéis mi mail!
    Así que me han encantado tus respuestas.
    Y te animo a que sigas en la brecha, porque las oportunidades llegan para todos. ¡Animoooor!

  2. Querida molona, eres una crack!!! Me he reído como una posesa con tu post. Si es que tanto talento no puede desaprovecharse en empresas que huelen a culo, tú te mereces algo grande!
    Me has alegrado mi estado depresivo-psicótico- nervioso=mudanza internacional.
    Artistaza, que sepas que te sigo y que aunque la gran Sofía Mazagatos seguía a Mario Vargas Llosa desde hacía tiempo pero nunca había tenido la suerte de leer nada de él ( cuánta cultura y saber estar) yo tengo la suerte de leerte y de pasármelo genial con tu blog.
    Un abrazo!

  3. Tremendo. Madre mía como me suena el cuento. Ahora me dan ganas de contestarle a la antipática de la ETT que me rechazó para un trabajo “rellenando cajas” por no tener un nivel del idioma suficiente. ¿Acaso tenía que entablar amistad con las cajas? En fin, me has alegrado la mañana (y la noche, que me lo he vuelto a leer). Ellos se lo pierden…

  4. ¡Hola! Ya sabes que me encanta tu blog, por eso te he dado el premio “Liebster-award”. Si te apetece, pástate por el mío a recogerlo cuando quieras. Y sobre todo sigue escribiendo, ¡que tengo ganas de leerte!

  5. Pingback: Expatriadas | Un pequeñísimo post de felicidad moderada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s